El Colegio Público de Aguaviva podrá desarrollar en las próximas semanas el proyecto para la transformación del patio de la escuela en un «Refugio climático», tras la obtención por parte del Ayuntamiento de la localidad de una subvención de 23.920,25€ mediante la línea de ayudas PIMA Cambio Climático, con fondos estatales canalizados a través del Gobierno de Aragón, y que tiene por objetivo fomentar y apoyar las actuaciones en espacios urbanos y periurbanos, potenciando las sinergias entre las estrategias de adaptación y mitigación en la lucha frente al cambio climático.

El objetivo de esta iniciativa es poder recuperar los espacios exteriores degradados o infrautilizados en el recinto escolar, basándose en soluciones biomiméticas con un impacto claro y medible en el aumento de la biodiversidad y aumento de la calidad urbana y climática.

Dado que Aguaviva es un municipio con alta vulnerabilidad al calor y la contaminación ambiental, por el número de días tórridos al año, este proyecto permitirá aprender a medir estas cuestiones, monitorizarlas y mitigarlas. Así pues, por un lado se introducirán soluciones tradicionales contra el calor, introduciendo vegetación, espacios de sombra y puntos de agua. Y por otro, se implementará un sistema de sensores que permita a la comunidad educativa conocer las condiciones medioambientales dentro de la escuela a través de los datos recogidos en los patios. También se llevarán a cabo sesiones formativas para la creación de una charca con nenúfares y un huerto pedagógico, para la realización de las mediciones ambientales, además de la creación y gestión de un blog-bitácora.

Esta transformación se pretende realizar a través de un proceso participativo que facilite la transferencia de conocimiento y el fortalecimiento de las capacidades de adaptación al cambio climático de Aguaviva, por lo que se invita a la comunidad escolar (alumnado, familiares, claustro de profesores), y a los vecinos de la localidad en general, a participar en el diseño, la gestión, los talleres de formación y la construcción de este nuevo patio.

Para la parte técnica, se contará con el acompañamiento e implicación del personal del Centro de Investigación BIVOS, situado en la propia localidad, que se encargará de la formación y la evaluación de los resultados de las intervenciones en términos de salud y confort climático.