Casa de los Delmes

Hermoso edificio en esquina situado entre la plaza Mayor de la población (la plaza de España) y la calle de los Arcos. Ha sido restaurado recientemente. El enlucido que cubre la mayor parte de sus fachadas muestra un llamativo tono azulado.

La planta baja de la fachada que da a la plaza de España está realizada en piedra sillar. Evoca las características lonjas abiertas en edificios ubicados en los centros urbanos, tantos privados como la propia casa consistorial. En este caso se desarrolla un amplio arco completo y un medio arco interrumpido por la propia esquina del edificio. Entre ambos se dispone un motivo heráldico con la fecha de 1552.

En la fachada de la calle Larga se abre un vano de acceso en arco de medio punto en el que se combina la piedra sillar y el ladrillo caravista. A ambos lados de él se disponen dos sencillas ventanas protegidas por robusta rejería.

Conocida también como “casa de los Delmes”. Nombre que procede de “delme”, del latín “decimum” (decena parte), con el que se hace referencia a un impuesto o censo que suponía un 10 % del importe del concepto sobre el que se aplicaba.

Casa – Palacete

Conocida también como “Casa Mir”. Sus dimensiones son palaciegas y su fachada principal también muestra las características propias de los palacios aragoneses. Está estructurada en tres plantas. En la planta baja se abre un amplio vano de acceso en arco de medio punto definido por grandes dovelas. La planta principal presenta varios vanos adintelados de gran sencillez, uno de ellos con dibujo conopial en el dintel. En su tercera planta se desarrolla la característica arquería o “galería aragonesa”, definida por la sucesión de vanos abiertos en arco de medio punto, en este caso dobles. Los arcos de la derecha parecen haber sufrido menos transformaciones posteriores. En esta zona se conserva un elemento sobresaliente -moldura o línea de impostas- situado bajo cada uno de los arcos, enlazándolos. También muestran un pequeño motivo decorativo: un número pequeño de ladrillos en esquinilla dispuestos sobre las pilastras sobres las que descansan estos arcos.

En cuanto a los materiales de construcción, la fachada está realizada en su mayor parte en mampostería, concebida por tanto para quedar oculta bajo una capa de enlucido, de la que en la actualidad carece, habiéndose optado por dejar la piedra a “caravista”. La piedra sillar se reserva para elementos concretos como el arco de acceso. Se utiliza ladrillo en la zona de la arquería y madera en el alero que remata la fachada.